Matrimonios infantiles: la asignatura pendiente del Gobierno de Tanzania

Andrea Rodríguez, vocal de la Junta Directiva de Maisha Roots y experta en cooperación al desarrollo y estudios de género, con especial foco en el continente africano, nos explica la realidad actual del matrimonio infantil en Tanzania y los recientes avances (o la falta de los mismos) en este terreno. ¡Mil gracias por tu colaboración, Andrea!

A pesar de los compromisos adquiridos y los avances legislativos procurados por el Gobierno de Tanzania en estos últimos años, los matrimonios infantiles continúan siendo una de las mayores lacras para el desarrollo humano y equitativo de las niñas en este país.

Echando un vistazo a las cifras de violencia ejercida sobre mujeres, niños y niñas tanzanas, encontramos que más del 20% de las mujeres entre 15 y 49 años han sufrido violencia física en 2021 y alrededor del 75% de los niños han experimentado violencia física por parte de un pariente antes de los 18 años. Además, el 58% de las mujeres y el 40% de los hombres creen que está justificado que un hombre golpee a su esposa bajo ciertas circunstancias (Banco Mundial, 2022).

Entre los factores que explican dichos datos, destacan las normas sociales imperantes y el menor poder de decisión que las mujeres ostentan en la esfera pública y privada. Por un lado, los bajos niveles de educación e independencia económica de las mujeres socavan sus oportunidades de obtener un empleo y recibir ingresos dignos. A su vez, la gran dependencia económica de sus maridos disminuye sus posibilidades de agencia en la toma de decisiones sobre su vida y la de aquellas personas a su cargo, aumentando así los riesgos de que sufran violencia de múltiples formas, entre ellas física, sexual, económica y/o psicológica.  A estas desigualdades estructurales hay que sumar el peso de ciertas normas sociales, como las que amparan las grandes diferencias de edad entre esposos y esposas, o las relaciones polígamas por parte del hombre.  Los matrimonios infantiles, considerados prácticas nocivas a la vez que una forma de violencia contra las niñas, no hacen más que reflejar la persistencia de estos factores.

Los cambios a nivel legislativo para abordar el matrimonio infantil son un factor clave para su erradicación. La Ley de Matrimonio actual establece la edad mínima para contraer matrimonio en 15 años para las niñas y 18 para los niños. A este respecto, en 2016 el Tribunal Superior de Tanzania dictaminó que la edad mínima para las niñas era inconstitucional, siendo posteriormente confirmado este fallo en 2019. Como parte de este fallo, se instruyó al gobierno que debía aumentar la edad mínima para las niñas hasta los 18 años. Sin embargo, la tan esperada reforma continúa pendiente.

Entre tanto, mucho queda por hacer. La educación es uno de los ámbitos claves de actuación. Como bien refleja el Banco Mundial (2022), “la evidencia global sugiere que las inversiones para mantener a las niñas en la escuela pueden ser particularmente críticas para reducir el matrimonio infantil y la maternidad temprana”.

En Maisha Roots lo sabemos. Es por ello que trabajamos en los centros educativos de Arusha para sensibilizar sobre la importancia de los derechos humanos, especialmente de las mujeres y de la infancia, con el objetivo último de conseguir un mundo justo y libre de violencias para todas y todos.

Referencias: World Bank (Banco Mundial). March 2022. Tanzania Gender Assessment © World Bank. Disponible en "https://documents1.worldbank.org/curated/en/099155103312251069/pdf/P1760510ca289d0400a40e03f6408826f07.pdf".

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡La segunda edición del Tanzania Forum ya está en marcha!

¡Nuestro primer evento en Valladolid!

Educación para el Desarrollo y Maisha Roots

Construyendo un Futuro sin Violencia de Género: El Compromiso de Maisha Roots